La oración

EOS 1100D-0629LA ORACIÓN, el motor de nuestra vida.

Nuestra jornada empieza y termina en alabanza a Dios por haber recibido como carisma la contemplación. Es nuestra misión y nuestro oficio en la Iglesia, vivir la oración contemplativa hasta el fin de nuestros días. Dios y solo Dios es el origen de nuestra vocación. Él, por medio de la consagración, ha hecho de nosotras una verdadera alianza de amor y de entrega incondicional, y por eso intentamos corresponder a esta llamada con fidelidad.

La verdadera plegaria consiste en descubrir que Dios nos ama con amor infinito y por ello, debemos sentirnos amados por Él y abandonarnos en sus manos con una confianza de una hija, un hijo a su padre o a su madre.

Para mantener nuestro espíritu en continuo contacto con el Padre, nos alimentamos cada día de la su Palabra en largos momentos de rezo y reflexión, siguiendo el ejemplo de nuestra madre Santa Clara el que nos impulsa a tener siempre despierto el espíritu de súplica y devoción.

“Señor, enséñanos a orar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s