El trabajo

EOS 1100D-0604EL TRABAJO: Nuestro medio para vivir.

Francisco y Clara consideraban el trabajo como un don de Dios y lo llamaron gracia. Nosotras, sus hermanas, cumplimos cada día la ley común del trabajo como participación en la obra creadora y redentora de Dios. La ociosidad es enemiga del alma. El trabajo nos ayuda a equilibrar y elevar la vida espiritual. Aceptamos en común y de buen grado cualquier clase del labor, por humilde o pesado que sea, y trabajamos ante Dios devotamente y con cuidado porque todo lo destinamos a su gloria y para el bien de los hermanos los hombres.

Como aconseja nuestra fundadora, las hermanas debemos trabajar bajo la mirada amorosa y gozosa del Padre. Las hermanas clarisas de Carmona, aparte de la limpieza, la cocina, la oración y otros trabajos diarios, hacemos los dulces para ganarnos el pan de cada día y como medio de vida, y mostramos el patrimonio de nuestras antepasadas a fin de manifestar la devoción sucedida en estos muros. Y es que San Pablo indica claramente que “quien no trabaja no come”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s